La sensibilidad dental: el problema más frecuente

La sensibilidad dental es un problema, además de molesto, también muy frecuente. Las causas que llevan a que esto suceda son variadas, pero concretamente se debe a la exposición de la dentina.

 

La dentina, también conocido como “pulpa dentaria”, está recubierta por el esmalte  y por la encía. La dentina, a su vez, cumple la función de cubrir las terminaciones nerviosas que componen cada pieza dental.

 

Cuando el esmalte sufre desgaste o se presenta un problema en las encías, y la dentina quede expuesta, la sensibilidad dental aparecerá inmediatamente.

 

Lo reconoceremos porque es un dolor que impactará entre los dientes y las encías, y aparecerá ante el estímulo del frío o el calor. Es un dolor transitorio, y debe ser tratado por un odontólogo, ya que las causas que llevaron al desgaste de la dentina, la retracción de la encía, o ambos cuadros dentales, deben ser diagnosticadas por un profesional.

 

La pérdida del esmalte es algo que se da con mucha regularidad, sobre todo por ciertas prácticas que se han hecho muy comunes en los últimos tiempos. El blanqueamiento sin previa consulta al odontólogo es una de las causas más regulares, y se da con mucha frecuencia en los jóvenes. También, el bruxismo o rechinar de dientes, producto de situaciones de estrés o ansiedad, llevan a que el desgaste sea severo.

 

También es importante tener en cuenta la rutina de limpieza diaria y los elementos utilizados. La limpieza, como siempre destacamos en este espacio, es el pilar de la buena salud bucal. Pero también, se debe tener en cuenta que cepillarse en exceso puede provocar desgaste del esmalte, como también el uso de dentífricos o enjuagues que puedan resultar muy abrasivos.

 

Las dos consultas anuales al dentista están recomendadas, entre otras cosas, para llevar a cabo un control sobre estos detalles que parecen menores, o que al ser rutina, pareciera no necesitar opinión o intervención profesional, pero es muy importante que así sea. Siguiendo las indicaciones de limpieza, frecuencia y productos que el profesional indique, la sensibilidad puede ser evitada.

 

La causa de una exposición de la dentina por retracción de las encías puede deberse a situaciones más complejas, desde inflamación de las encías, incluso alguna infección o también debido al bruxismo.

 

Hay situaciones de sensibilidad que surgen cuando se extraen caries o el paciente es sometido a una intervención. En estos casos, el odontólogo, siempre indicará como seguir los cuidados post intervención o extracción de piezas dentales, o caries. Por lo general, en estos casos, y por razones obvias, la sensibilidad aparecerá y puede durar hasta seis meses.

 

La manera de evitar estos trastornos dentales no tiene mayores secretos. La rutina de limpieza, no aventurarse a llevar adelante tratamientos de blanqueamiento sin consultar, y dos chequeos anuales a nuestro odontólogo de confianza nos ayudarán de manera sustancial. Pero es importante también saber, que aunque se siga todo al pie de la letra, ante la primera molestia, hay que acudir al profesional. Es una manera de conseguir alivio rápido y evitar consecuencias más complejas.

 

You must be logged in to post a comment.